Si estás pensando en una escapada cultural, te proponemos una opción muy interesante. Zaragoza es una ciudad con un importante patrimonio cultural e histórico, que se remonta al siglo 24 a.C, del que todavía se conservan las murallas y el teatro romano. Dando un salto en el tiempo hasta la época musulmana, hoy se puede admirar La Aljafería. Del arte mudéjar nos quedan también importantes muestras en las torres de iglesias como la de la Magdalena, San Pablo, San Miguel o el muro de la Catedral de La Seo. Avanzando de nuevo en el tiempo, hasta el siglo XVI, encontramos grandes edificios como la Lonja, la Casa de los Morlanes o el Palacio de Sástago. Incluso de la época contemporánea destacan construcciones que se llevaron a cabo con motivo de la Exposición Internacional Agua y Desarrollo Sostenible (2008), por ejemplo, el Puente del Tercer Milenio, el Pabellón Puente o la Torre del Agua.

Pero los puntos de interés cultural e histórico de Zaragoza no terminan aquí. En los alrededores, se puede disfrutar de un importante patrimonio monástico. Destaca especialmente el Monasterio de Piedra, situado a menos de una hora y media de la capital aragonesa. Este monasterio aúna lo interesante de una escapada cultural y lo agradable de una escapada a la naturaleza. Se encuentra en un entorno inigualable, con abundante y salvaje vegetación, cascadas y espectaculares grutas y unas ricas flora y fauna. El Monasterio de Piedra esconde casi ocho siglos de historia y refleja las principales características de la arquitectura Cisterciense. El edificio principal es la iglesia, que cuenta con un bonito claustro, desde el Monasterio de Piedraque se accede a la sala capitular, cillería o almacén, cocina, refectorio y calefactorio. Todo esto se puede conocer con detalle mediante las interesantes visitas guiadas al Monasterio de Piedra, que en verano tienen lugar cada hora, con una duración aproximada de 50 minutos. El conjunto permanece abierto durante todo el año, aunque los horarios del Monasterio de Piedra varían según la temporada.

La entrada, que tiene un precio diferente según se visite solo el monasterio o se visite conjuntamente el monasterio y el entorno natural, incluye acceso al Museo del Vino D.O. Calatayud, a la Exposición de Carruajes y a la Exposición de la Historia del Chocolate. En el caso de adquirir la entrada para el monasterio y el entorno natural, se puede asistir además a una estupenda exhibición de aves rapaces (desde mediados de marzo hasta el 31 de octubre).

Monasterio de RuedaA una hora de Zaragoza, también se puede visitar el maravilloso Monasterio de Nuestra Señora de Rueda. Se trata de un excepcional conjunto monumental, formado por la Puerta Real, la plaza de San Pedro, el Palacio Abacial, la antigua hospedería, la iglesia y el claustro. Desde este, se accede a otras dependencias como el calefactorio, el refectorio o el dormitorio. Por otra parte, también se puede admirar la gran obra hidráulica que lo rodea: el azud, la rueda que eleva el agua desde río y el acueducto que la distribuye por el monasterio.

Además, a pocos minutos andando, se encuentra el Mirador de los Meandros, desde el que se puede contemplar el río y el precioso paisaje de la zona.

Monasterio de VeruelaTambién a aproximadamente una hora de Zaragoza, se puede visitar el Real Monasterio de Santa María de Veruela. Protegido por el Moncayo y muy cerca del nacimiento del río Huecha, este monasterio reúne los principales estilos artísticos cristianos de la Edad Media. Se comenzó a construir hacia 1160-1190 y las obras continuaron hasta mediados del siglo siguiente. Las visitas guiadas al Monasterio de Veruela permiten conocer su iglesia, claustro, refectorio y lavatorio, entre otras interesantes estancias.

Sin duda, tanto Zaragoza como sus alrededores son un estupendo destino cultural, por su riqueza patrimonial y por los preciosos paisajes que la rodean. Para aquellos que estéis pensando en hacer esta escapada, podéis consultar la amplia oferta de hoteles y apartamentos baratos en Zaragoza.